Este es el primero de una serie de artículos donde te hablare de fotógrafos importantes dentro de la fotografía de arquitectura, mis libros favoritos, así como de una serie de revistas, autores o artículos que han influido en mi trabajo mejorando mi visión y creando mi propio estilo dentro de la fotografía de arquitectura e interiorismo.

¿Empezamos?

GRANDES MAESTROS


En esta primera parte, resumo los que para mí son los pilares de la fotografía de arquitectura como la conocemos hoy en día.

Julius Shulman (1910-2009)

Hablar de fotografía de arquitectura moderna, y no hablar de él sería impensable. Fue testigo e inmortalizo el modernismo californiano de mediados del siglo XX, llevándolo por todo el mundo a través de sus imágenes, libros, exposiciones y presentaciones. La gran aportación de este fotógrafo fue incluir la figura humana dentro de los espacios arquitectónicos de la ciudad de Los Ángeles.

Muchas de sus fotografías de arquitectura, como las icónicas instantáneas de casas de Frank Lloyd Wright, Pierre Koenig, Charles Eames, Richard Neutra o Raphael Soriano, se han publicado millones de veces y siguen haciéndolo.

Su fotografía más famosa es Case Study House #22, Los Angeles, 1960. Pierre Koenig, Architect. Una vista nocturna hacia Los Ángeles en la casa también conocida como la Casa Stahl.

El Getty Research Institute de Los Ángeles ha archivado, conservado y expuesto su trabajo. Sobre su vida os recomiendo la película, Julius Shulman – Palm Springs, y el documental Visual Acoustics: The Modernism of Julius Shulman.

Totalmente imprescindible ver el documental de la vida de Julius Shulman y tener alguno de sus libros en nuestra biblioteca.

Ezra Stoller (1915-2004)

Uno de los fotógrafos de arquitectura más conocido, destaca su capacidad de plasmar lo que él llamaba “la idea” del edificio. Su trabajo al igual que el de Julius Shulman añade un valor enorme al trabajo de los arquitectos de la época, la relación que establecen entre fotógrafo/arquitecto es la que da sentido a la fotografía de arquitectura y se mantiene igual actualmente.

Terminal TWA del aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York. Eero Saarinen, 1962

Terminal TWA del aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York. Eero Saarinen, 1962

Inmortalizó algunos de los más emblemáticos edificios de la modernidad americana de segunda mitad del siglo XX, como el Museo Guggenheim de Frank Lloyd Wright, el edificio Seagram de Mies Van der Rohe, o la terminal TWA del aeropuerto John F. Kennedy de Eero Saarinen.

Terminal TWA del aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York. Eero Saarinen, 1962

Museo Guggenheim, New York NY. Frank Lloyd Wright

Terminal TWA del aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York. Eero Saarinen, 1962

Cohen House, Siesta Key FL. Paul Rudolph

Sus fotografías nos demuestran la importancia de una buena imagen fotográfica para interpretar y difundir masivamente los edificios y la arquitectura.
Me gusta su visión del espacio, las composiciones visuales y la estética depurada en sus fotografías de edificios en blanco y negro.

Lucien Hervé (1910-2007)

Destaca su amor inesperado por la arquitectura, ya que emigro desde su Hungría natal a París en 1929 con la idea de vivir de su pintura, pero acabó siendo reconocido como fotógrafo de arquitectura.

Su relación con Le Corbusier lo aporto de la pintura y marcó el tema de sus trabajos. La revista de arte eclesiástico L’Art Sacré lo envía a Marsella para fotografiar la Unidad de Habitación de Le Corbusier. Las 650 fotos dejaron muy impresionados al arquitecto que, de inmediato, le pidió que fuese su fotógrafo personal. Le Corbusier le dio suerte y tras trabajar con él aumentaron sus encargos. Fotografío los edificios y construcciones de reconocidos arquitectos del siglo pasado como Charles-Édouard Jeanneret, Alvar Aalto, Walter Gropius, Oscar Niemeyer o Jean Prouvé.

Unité d’habitation à Nantes-Rezé, 1952-1954

Sus imágenes están dominadas por la geometría y se caracterizan por el juego de contrastes lumínicos y abstracción.

High Court of Justice, Chandigarh, 1955

Hay algo que une a los grandes maestros y a todo fotógrafo de arquitectura: paciencia, rigurosidad y pasión para así lograr una mejor captura.