Project Description

Parque prehistoria Treverga

PRINCIPADO DE ASTURIAS

El Parque de la Prehistoria de Teverga, Asturias se sitúa a unos 5 km de San Martín de Teverga junto al núcleo rural de San Salvador de Alesga. El objetivo de este proyecto arquitectónico es dar a conocer el arte del Paleolítico Superior en Europa. Se trata de una representación de las cuevas más famosas del arte rupestre del mundo, centrándose en el arco atlántico a través de reproducciones, copias, recreaciones, fotografías y maquetas.

El museo consta de tres edificios diseñados por el estudio de arquitectura “Dani Freixes & Varis Arquitectes” en los años 2004/2005: El primero que nos encontramos en el parque es el centro de recepción de visitantes y la cafetería. Dispone de una sola planta con forma de media luna semienterrada donde la cara curva configura la fachada sobre la rasante del terreno y cubierta vegetal. Su estructura está formada principalmente por muro de hormigón para contención de tierras y un gran forjado reticular sobre pilares de acero y hormigón. Después de un pequeño paseo y cruzando el río sobre un puente llegamos a un edificio de diseño prácticamente idéntico al anterior a excepción de que este tiene mayores dimensiones, llamado La Galería. La entrada está dominada por un lucernario circular abierto al cielo y que da la bienvenida al visitante a un espacio interior de mil metros cuadrados. El tercer inmueble se denomina Cueva de Cuevas, ya que en su interior alberga la réplica de tres relevantes galerías rupestres: Tito Bustillo, Camarín de Candamo y Salón Negro de Niaux. Es un edificio totalmente enterrado del cual sólo emerge sobre el terreno la entrada. En la construcción de este espacio se utilizan tintes naturales elaborados con los mismos materiales que los prehistóricos, piedra caliza en paredes y techos reproduciendo las grietas y reflejos luminosos existentes en los originales. Para mantener la relación con las cuevas originales se ha reproducido la estructura, humedad, oscuridad y silencio, además durante todo el recorrido caminamos por suelo irregular y con desniveles.

El enclave del parque en 25 hectáreas de superficie virgen en un valle con gran valor paisajístico, sin apenas influencia de actividad humana en sus proximidades y la construcción de los edificios semienterrados, permite mimetizar la arquitectura con el entorno.

Dando un paseo por el exterior de los edificios nos encontramos animales pastando en diferentes recintos, como el caballo Przewalski, los Uros de Heck o el bisonte Europeo.